Teté: la única mujer generala

Revista Muchacha
4 min readFeb 9, 2022

Fotos cortesía de Delsa Ester Puebla

Por Lissy Villar Muñoz

Delsa Esther Puebla Viltre era una adolescente cuando comenzó en el pelotón de mujeres.

¿Te imaginas con 16 años cargando un fusil o arma de guerra? ¿Qué estarías pensando a esa edad, o que desearías para ti, para tu futuro?

Pues Muchacha quiere contarte la historia de Teté Puebla, la única generala de Cuba que desde los 16 años empezó a soñar este país.

La familia de Teté pertenecía al Movimiento 26 de Julio y por eso decidió entregarse de lleno a la causa de la revolución. Un día se fue a la Sierra, si la encontraban los guardias batistianos posiblemente la asesinaban, ya todas sus compañeras y compañeros del pueblo, que pertenecían al Movimiento, estaban avisados.

Con un M1 Teté comenzó su vida en el pelotón Las Marianas, ese grupo rebelde de mujeres que participó en la Sierra Maestra durante la guerra y en otros rincones del país, para hacer la Revolución, que también significaba sus sueños.

Teté al centro con sus compañeras del pelotón Las marianas.

Teté Delsa Esther Puebla Viltre era una adolescente cuando comenzó en el pelotón de mujeres. El 3 de septiembre de 1958 a las 6 de la tarde se hizo una reunión en el Hospital de la Plata. Fidel da a conocer la noticia el día 4.

Para Teté Fidel es un amigo, un compañero, un ídolo, no solo el líder. Y si bien en diversas ocasiones centramos los logros de Cuba en su figura, Fidel no luchó solo, y eso dio la dimensión de compañero también para Teté.

Siempre recuerda la etapa de la Sierra Maestra: las ropas desdeñadas, los alambres simulando a los cordones y el té de jengibre para alegrar el alma y levantar el cuerpo. La Primera y única mujer con el más alto grado militar de la República de Cuba, destapa esa memoria histórica cuando recuerda los abusos cometidos por el Ejército de Batista.

Y entonces ahí alzó su voz ante la imposibilidad, en primera instancia, de pertenecer a la gesta libertadora en la Sierra Maestra.

Teté con sus compañeros en la Sierra Maestra.

Teté cuenta que en diálogo con Fidel este les dijo que cómo iba a dejarlas combatir preocupado también por si pasaba algo y como reflejo de los rezagos patriarcales que aún tenemos. Sin embargo se reivindicó insistiendo ante los hombres de la tropa que las mujeres sí podían pelear. Tete le había dicho a Fidel antes que este le comunicara al resto de los barbudos: “¡Comandante lo que tenga que pasar!”.

“Éramos 13 ‘Marianas’ y en total 17 personas. Salimos el 9 de octubre de la Sierra Maestra para el llano. Llegamos a Holguín para romper la presa. Fidel nos dijo que los guardias se iban a sentir avergonzados cuando vieran mujeres combatientes. Llegaron los guardias. Cuando el camión vio que andábamos mujeres se retiraron, aunque antes habíamos peleado”, subrayó.

“Este pequeño pelotón visibilizó a la mujer en la defensa de la patria”, dice Teté Puebla. Muchas personas se opusieron a la existencia de Las Marianas. En más de una ocasión Teté ha expresado que “dijeron que las mujeres íbamos a dejar las armas, que cuando vinieran los guardias haríamos lo mismo, o cuando se nos apareciera una rana”, -mira los prejuicios.

El primer combate que dirigió Teté Puebla fue el de Los Güiros en Holguín. En una ocasión un tiro iba a atravesar su cabeza, sin embargo, una boina que la acompañaba en ciertos momentos la salvó.

De las 13 compañeras que formaron Las Marianas quedan cinco mujeres vivas, aunque la única que continúa trabajando activamente es Teté.

Teté junto a familias campesinas.

Un dolor lleva Teté en el alma, y es haber atendido a tantos familiares de caídos, ya que trabajó en el Departamento del Ejército Rebelde de Asistencia a las Víctimas de la guerra y sus familiares.

Tantas tareas en la que estuvo… Inaugura la primera cooperativa en Yara, la José Martí, en febrero de 1959 en la provincia de Granma y la ascendieron con el más alto grado militar de la República de Cuba en 1996. Visitó Brasil, Chile, muchos países, se reunió con Salvador Allende, el presidente de Chile, dirigió la ceremonia militar de Tania La Guerrillera en 1998.

“La única mujer que ha dirigido una revista militar. Estuvimos un mes preparando el recibimiento de sus restos”, siempre comenta cuando se habla de este momento triste y difícil para Cuba cuando llegaron los restos de los caídos en Bolivia.

“Nunca una mujer ha dirigido una revista militar. Pienso que debe haber más generales mujeres, porque no se puede quedar así. Y habrán más compañeras que dirijan revistas militares”, defiende.

--

--