Foto: cortesía del Proyecto Escaramujo

Una avenida, una historia

Revista Muchacha

--

Por Amanda Daniela Jova Pino, estudiante de 11no. grado del IPU Sofield Riverón

Un día, a finales de septiembre, llegó a mi escuela, el pre Sofield Riverón, la convocatoria para formar parte de un taller de comunicación del Proyecto Escaramujo que se haría con adolescentes de diferentes edades del municipio Centro Habana. Allí se tocarían temas de comunicación social y, en específico, la realización de una campaña de comunicación.

El primer encuentro fue muy interesante. Nos explicaron en qué estaríamos trabajando y conocimos a nuestros colaboradores del proyecto Avenida Italia y la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo.

Durante cuatro semanas, cada jueves y viernes, nos reuníamos en el Centro de Salud Mental de Centro Habana e íbamos adquiriendo nuevos y valiosos conocimientos. Aprendimos de fotografía y diseño. Las muchachas, estudiantes de la carrera de Comunicación Social de la Universidad de La Habana, compartieron con nosotros sus conocimientos donde no faltaron conceptos como: productos comunicativos, eslogan, públicos, objetivos. Además socializamos e hicimos nuevas amistades.

Finalmente llegó el día de decidir el tema de nuestra campaña y por decisión unánime acordamos llevar a cabo la que llamamos «Siente Italia», con el fin de educar y acercar a la población a la historia de la Avenida Italia.

Fue una buena elección, a partir de ahí comenzamos a poner en práctica todo lo aprendido e investigar sobre la calle.

Foto: cortesía del Proyecto Escaramujo

La Avenida Italia, conocida comúnmente como calle Galiano, se extiende desde el Malecón Habanero hasta la intersección con la calle Reina. Fue construida a finales del siglo XlX y quien dirigió el proyecto fue el entonces ministro de Interior y Fortificaciones Don Martín Galiano; en honor a su nombre se nombró la calle con su apellido en el año 1834. No fue hasta 1917 que se cambió su nombre por Avenida de Italia, en honor a la influencia italiana en la zona y la alianza entre los gobiernos de ambos países.

Durante muchos años fue la Avenida más comercial y cosmopolita de la ciudad de La Habana. En aquel entonces existió un auge significativo del comercio y existían excelentes establecimientos entre los que se destacaban: El Bazar Inglés, El Palacio de la Casa Grande (actual Variedades Galiano) y El Encanto, primera tienda por departamentos en el país.

Allí también se construyeron importantes hoteles y edificios multifuncionales como el América, donde se encuentra actualmente el teatro de variedades del mismo nombre, muy visitado por los habitantes de la ciudad y un sitio destacado de la cultura en Centro Habana en el que se han presentado grandes personalidades de la música y la danza cubanas, y sirve como centro de formación cultural para las nuevas generaciones.

Muy cercano a él se encuentra la Casa de la Música, un espacio para disfrutar de géneros cubanos y bailables. Al caminar por esta Avenida se observan parques, tiendas, restaurantes, hoteles y hasta una iglesia.

Se destaca además la esquina de Galiano y San Rafael, que en su tiempo se le consideraba «el corazón palpitante de la ciudad» y actualmente es la esquina más concurrida de la Avenida. Allí prevalece el caminar de cubanos y extranjeros, lo cual es una característica fundamental de la calle: el ir y venir de sus habitantes.

Gracias a todos los conocimientos adquiridos en el taller, hoy recorro cada cuadra de la Avenida y la observo con otra mirada, disfruto características en ella que antes no veía, admiro su arquitectura y lugares significativos, así como su gente.

Además, del taller me llevo una nueva familia de muchachas y muchachos soñadores que durante todo este tiempo hemos hecho realidad el sueño de hacer de una Avenida, una historia.

--

--